Fue Valentina Giacinti, la jugadora del Milán, la que terminó aprovechando los errores de China.