Luego de la eliminación de la Copa del Mundo, la selección italiana desquitó su frustración en el vestuario del estadio Renzo Barbera.