Por años, el apodado Fenómeno fue la solución de la Canarinha, con la que logró el campeonato del mundo.