El campeón del mundo con Brasil en 1994 reveló la presión que tiene la verdeamarela para adjudicarse la Copa en Catar 2022.