El portero australiano entró de cambio solo para la tanda de penales, donde desconcentró a los sudamericanos para hacerse viral como héroe.