Los charrúas se fueron del Mundial por diferencia de gol y explotaron contra el arbitraje, sobre todo por dos penales que el VAR no les dio.