Leonardo Bonucci, capitán del conjunto italiano, salió a dar la cara por las deplorables condiciones en que dejaron el vestuario