Existe una temible tendencia que garantiza que la “Verdeamarelha” tendrá un fracaso estrepitoso en Catar 2022. ¿Se cumplirá este hechizo?