El defensor uruguayo afirmó que había jugado su último partido con la camiseta charrúa, pero después pareció cambiar de opinión.