Al no celebrarse campeonato de Oceanía, la Confederación de Fútbol de Oceanía designó a Tahití representante del continente.