Por segunda vez en su historia, los iraníes se quedaron con el título continental al golear a Emiratos Árabes Unidos en la final.