Bajó el presidente azulgrana al vestuario y la celebración terminó por desatarse. Abrazos, cánticos y, sobre todo, euforia desbordada.