El técnico de la Selección de Chile se resignó a lo que es el Videoarbitraje y espera que no vaya a cobrar algún lesionado.