El historial de ambas selecciones en la Copa América favorece a los charrúas, pero tanto Suárez como Guerrero afilan sus garras.