La Pandilla dejó atrás los fantasmas y se redimió ante su archirrival Tigres en el Clásico 120, el cual quedará en la historia.