El ex boxeador norteamericano ha revelado que la intención de tener un nuevo combate ante el irlandés es real y que este podría darse en 2023.