La faceta empresarial del mexicano resultó ser mucho más brillante que la que tiene arriba del cuadrilátero. ¡Una locura!