La Copa del Mundo Femenina de la FIBA se vio empañada por la violencia desatada por dos jugadoras de la selección africana.